En la histórica y céntrica Carrera de San Jerónimo se encontraba el Hotel Rusia, en concreto en el número 32. Este lugar tuvo el honor de ser el primer “cine” de Madrid. Fue construido en 1866 y hacía esquina con la calle de Ventura de la Vega. El inmueble se instaló en 1869, en el entonces número 34, el Gran Hotel de Rusia.

Lo más destacado del local fue la planta baja, donde se instalaron varios negocios, siendo uno de los más concodios el bazar de bisutería y perfumería llamado “Los Diamantes Americanos”. Al trasladarse este local a la calle Arenal en 1892, los propietarios del hotel inauguraron un salón comedor, decorado e iluminado con luz eléctrica, siendo aquí el lugar elegido el 13 de mayo de 1896 para realizar la primera proyección pública del cinematógrafo en España.

Carrera de San Jerónimo 32. En la planta baja, actual centro de salud se proyectó el primer cinematógrafo

Alexandre Jean Louis Promio, que entonces trabajaba para los Lumière, alquiló este salón comedor del Hotel Rusia para preparar un espectáculo que cambiaría la mentalidad de los madrileños para siempre. Todo el recinto se revistió de negro, cambiando el papel de las paredes y las cortinas de los ventanales. Una gran pantalla blanca, al fondo del local, serviría para proyectar diez películas con un metraje aproximado de veinte minutos. En aquella primera exhibición, se mostró “Maniobras de Artillería de Vicálvaro“. La película fue rodada por el francés Promio con permiso de la reina regente, aunque los militares no estaban muy a favor. Podemos imaginar la sala llenándose de sombrillas, guantes, abanicos y chisteras, todos aguardando la sorpresa. Y vaya si lo fue.

El invento que permitía apreciar el movimiento de la vida real, como describieron los periódicos de la época al cinematógrafo, asombró de tal manera que, a partir de la primera proyección pública para la prensa el día 13 de mayo, todo el que podía estaba dispuesto a pagar 1 peseta, en sesiones de 10h. a 12h. de la mañana, de 3h. a 7h. de la tarde y de 9h. a 11h. de la noche, para ver este fenómeno.

Se produjeron carcajadas al ver andar a los hombres muy deprisa. Hubo sustos al ver que se echaban encima los caballos de los carruajes y de los ómnibus, que a todos instintivamente nos obligaba a echarnos hacia atrás en las sillas, creyendo que nos atropellaban, como recordaba en 1946 una espectadora de aquella primera proyección en la que se exhibieron películas como: “Batalla de nieve”, “Los baños de Diana”, “Salida de los obreros de la fábrica”, “La llegada de un tren a la estación” o “El regador regado”, primera cinta cómica de la historia del cine, todas ellas rodadas en el año 1895. 

Interior del antiguo Hotel Rusia, sigue conservando rasgos de la época

El cinematógrafo Lumière mantuvo abierto sus puertas en los bajos del hotel Rusia durante meses. Tuvo que reducir a la mitad el precio de las entradas en febrero de 1897 y pasó después a realizar sus proyecciones en otros teatros de Madrid. 

Se puede ver en la fachada del edificio de la carrera de San Jerónimo, número 32, antes 34, dos placas conmemorativas de la primera sesión pública de cinematógrafo en Madrid, pero con datos erroneos. En ambas se especifica el día 15 y 14 de mayo de 1896 como el momento de la proyección, cuando ya hemos visto que el día concreto fue el 13..

El Hotel Rusia ha desaparecido, pero no del todo. Ahora es un centro de Salud pública. Resulta una mezcla curiosa, ya que quedan del antiguo hotel molduras y columnas, también un mural que han hecho en homenaje al cine.

A continuación os dejo algunas de las proyecciones que se realizaron en el primer cine de Madrid.

“Batalla de Nieve”

“Salida de los obreros de la fábrica”

“La llegada de un tren a la estación”

“El regador regado”



Pago único
Mensual
Anual

Realiza una donación de pago único

Realiza una donación mensual

Realiza una donación anual

Elige una cantidad

€1,00
€2,00
€5,00
€1,00
€2,00
€5,00
€10,00
€20,00
€50,00

O introduce un importe a medida


Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

DonaDonaciones mensualesDonaciones anuales