El desconocido proyecto de la Gran Vía Circular

Uno de los aspectos más destacados del urbanismo madrileño reciente es la Gran Vía, realizada entre 1910 y 1932 y planificada por los arquitectos José López Sallaberry y Francisco Andrés Octavio Palacios.

Se proyectó a tres tramos para enlazar la calle Alcalá con la Plaza del Callao y de ahí con la calle Princesa y Plaza de España. Sin embargo, poca gente sabe que la Gran Vía, tal y como la conocemos, pudo haberse convertido en un proyecto de mayor envergadura.

Y es que según un proyecto plasmado en El Heraldo de Madrid del día 30 de octubre de 1934, se planteó realizar una “Gran Vía Circular” diseñado por el arquitecto Luis Sainz de los Terreros.

Recorte y plano de El Heraldo de Madrid, donde se recogía y se daba cuenta del proyecto de la Gran Vía Circular, ideada por Luis Sainz de los Terreros, que no llegó a construirse

Según las páginas del Heraldo, la idea se trataba de una Gran Vía que comenzaría en la Plaza de Canalejas, ensanchando la calle de la Cruz, que sería una continuación de la de Sevilla, y cuya anchura tendría toda la arteria. Esta nueva calle, desde Alcalá a la plaza de Benavente, sería la más importante de Madrid y en ella podría concentrarse el comercio y oficinas.

La nueva vía continuaría por Concepción Jerónima, llegando a la plaza de Puerta Cerrada después de atravesar la calle de Toledo, pasaría por detrás de la Plaza Mayor, continuaría por la de Ópera, seguiría a Santo Domingo y desembocaría en la Avenida de Eduardo Dato (Gran Vía en su tercer tramo) por la calle de San Bernardo.

Según el arquitecto, toda la vía tendría la misma anchura que actualmente tiene la calle de Sevilla, y tendría como objetivo descongestionar todo el centro de Madrid. Además contaría con la financiación de entidades y grandes grupos financieros, dispuestos a acometer esta tarea y quedaría a la espera de respaldo por parte del entonces alcalde, Salazar Alonso.

Como arquitecto, Sainz de los Terreros fue prolífico, dejando su impronta en la ciudad de Madrid, con obras como Gran Vía nº24 (el antiguo Círculo de la Unión Mercantil e Industrial), el Edificio Adriática o la reestructuración y ampliación de la antigua fábrica de cervezas El Águila (desde 2002 Biblioteca Regional Joaquín Leguina).

Además, participó activamente en la vida política como concejal y presidente de la Diputación madrileña, como simpatizante de la dictadura de Miguel Primo de Rivera (1923-1930) y ya durante la II República, alineado a las derecha y afiliado al partido de Renovación Española de José Calvo Sotelo, cuya misma suerte corrió al ser asesinado tras iniciarse la Guerra Civil en Madrid el 23 de octubre de 1936. Por ello, nunca se llevó a cabo este proyecto.

La magnitud del proyecto, la presencia de otras muchas obras públicas (entre ellas Nuevos Ministerios, iniciada en 1933), la situación no especialmente boyante de la economía madrileña y el estallido de la Guerra Civil en 1936, finalmente dieron al traste con esta idea que visto con ojos actuales, posiblemente hubiera mejorado la movilidad de la almendra madrileña..

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .