Ya era que hablasemos de la historia que rodea a la elefanta “Pizarro”.

Viajamos hasta1865, el parque de atracciones de los Campos Elíseos, situado en la confluencia de O’Donnell con Alcalá, anunciaba un espectáculo terrible: «Extraordinario combate entre un elefante y tres toros».

La tarde del espectáculo, los Campos Elíseos estaban a rebosar de un público vociferante que ansiaba divertirse con la barbarie. El caso es que la elefanta, conocida como Pizarro, no tenía el menor interés en hacer daño a los toros, y se negó a luchar. Por su parte, los astados, sabedores de que en una pelea tenían las de perder, se dedicaron a pasear silbando tranquilamente. La función fue un sonoro fracaso. A la vista de que Pizarro rechazaba los juegos violentos, al preclaro empresario se le ocurrió enseñarle a descorchar botellas de vino con la trompa y a beberse el contenido, cosa que provocaba grandes carcajadas en los espectadores..

Anuncios

Y ya sabemos lo que tiene el alcohol; a medida que se fue aficionando al vino, la elefanta se volvió más irritable y genuina. Un día en que se olvidaron de darle su ración de vino, Pizarro abrió de un trompazo la puerta de su establo, se fue a la bodega y se bebió una detrás de otra todas las botellas que encontró. Con una “trompa monumental”, la elefanta se escapó del parque y se fue a dar una vuelta por la calle de Velázquez. El caso es que el vino abre el apetito, y si uno es un elefante, pues más apetito aún.

Pizarro olió el exquisito aroma de una panadería donde cocían el pan a la usanza tradicional y para allá que se fue, entrando como elefante en panadería. La elefanta se zampó todos los panes que el tahonero acababa de sacar del horno y se fue de allí sin pagar la cuenta. No había andado muchos pasos cuando un fuerte dolor de barriga le hizo caer al suelo. Y es que, como bien dice el refrán, «pan caliente nunca hizo buen vientre». Allí la recogieron sus dueños, quienes, viendo que no lograban hacer carrera de ella, la cedieron a la Casa de Fieras del Retiro.

La elefanta murió en 1873 y su esqueleto fue entregado al Gabinete de Historia Natural, aunque otros dicen que sus restos fueron enterrados en el propio Parque del Retiro.


Una única vez
Mensual
Anual

Realiza una donación de pago único

Realiza una donación mensual

Realiza una donación anual

Elige una cantidad

€1,00
€2,00
€5,00
€0,50
€1,00
€2,00
€5,00
€10,00
€20,00

O introduce un monto personalizado


Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

DonaDonaciones mensualesDonaciones anuales