La Fuente del Ángel Caído

Esta fuente fue realizada en 1880 empleando como elemento principal el vaciado en bronce de la escultura de yeso que en 1877 ejecutase, en su tercer año de pensionado de la Real Academia Española de Bellas Artes de Roma, el escultor madrileño Ricardo Bellver.

El conjunto tiene unas dimensiones aproximadas de 10 metros de largo, 10 de ancho y 7 de alto. La escultura de Bellver mide 2,65 metros de alto. El extenso pilón sobre el que cae el agua es de granito y tiene forma ochavada. En el centro, se alza el pedestal. Su base de granito, tiene forma de pirámide truncada, de planta octogonal, y en cada uno de sus lados figura una carátula de bronce. Estas carátulas representan a diablos que sujetan con sus manos lagartos, sierpes y delfines, y en cada una de ellas hay tres surtidores de los que mana el agua. Sobre dicha base se sitúan otros dos cuerpos, pero con menor inclinación. Y a continuación un tercer cuerpo, compuesto por tres escalones de planta circular; sobre el que descansa la escultura principal que remata el monumento.

El Ángel Caído, con las alas desplegadas y contorsionado, se apoya sobre unas rocas, mientras una gran serpiente se enrosca alrededor de su cuerpo. Esta obra de Bellver muestra tres grandes influencias: la helenística, especialmente de Laocoonte y sus hijos; la barroca (sobre todo de Bernini), y la romántica, por su sentimiento e intensidad dramática. La escultura está inspirada en unos versos de “El Paraíso Perdido”, de John Milton. La obra fue adquirida por el Estado por 4.500 pesetas, según la tasación previamente efectuada por le Jurado de la Exposición, y se decidió enviarla a París, con motivo de la Exposición Universal de 1878.

Dado que en ella sólo se admitían esculturas de mármol o bronce, se iniciaron los trámites para realizar la fundición en dicho metal. Bellver sugirió hacerla en Roma, pero finalmente se llevó a cabo en París, por la casa Thiebaut-Fils. La escultura se cedió al Ayuntamiento de Madrid para su instalación en un lugar público de la capital. El sitio elegido fue un espacio libre en los Jardines del Buen Retiro, ocupado anteriormente por la antigua Fábrica de Porcelanas de la China.

La Glorieta del Ángel Caído, al igual que otros muchos lugares de la capital española se encuentra a una altitud topográfica oficial de 666 metros sobre el nivel del mar en Alicante. Esto, unido a la existencia de una falsa creencia popular moderna según la cual el monumento es una suerte de homenaje a Lucifer, al mal, o a lo herético, ha despertado la imaginación de muchos aficionados al esoterismo. No obstante, en la época en que se erigió la fuente, los instrumentos de medición no tenían la suficiente precisión como para conocer esta cota con tanta exactitud, por lo que se trata de una mera casualidad, llamativa en todo caso. Desde los años noventa se halla expuesta, en la sede de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, una réplica de El Ángel Caído realizada en resina de poliéster sobre molde de silicona.


Artículos relacionados


© Gato por Madrid

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .