Los caminantes más expertos de Madrid que le dedican horas y horas a contemplar, disfrutar y fantasear con nuestra Villa y Corte seguro que saben de lo que hablo.

En el eje del Paseo del Prado, a la altura de la Fuente de Neptuno, hay un banco entre el Hotel Ritz y la Plaza de la Lealtad donde un señor toca su saxofón y su compañero, un perro, canta las canciones, como si del propio Frank Sinatra se tratara. Seguramente muchos os habreis encontrado con esta situación y os habrá regalado una sonrisa, amenizando el camino.

Bien, pues justamente la música era el componente que en ese mismo lugar, relajaba y entretenía a los afortunados que paseaban por este paseo que ya estaba “asalvajado” e incluso poseían sus fuentes y arroyos en el siglo XVII. Hoy hablamos de la Torrecilla de la Música.

Torrecilla de la Música - Texeira.png
Torrecilla de la Música en el Plano de Texeira 1656

Esta torre, situada donde he descrito, era el lugar donde se situaban los músicos que se encargaban de tocar música por el Paseo del Prado y conseguir los halagos y aprecios de los paseantes. Juan Fernández fue el regidor que ordenó la construcción de esta torre, contruyendola Juan Díaz (aparejador de la Real Casa) y Juan de Herrera (Maestro de Obras de la Real Casa). También servía de alojería, es decir, lugar de reposición de refrescos. Fue contruida en 1613 y permaneció aquí y en plena actividad hasta que fue demolida en 1769, año en el que el conde de Aranda ordena su destrucción para realizar el proyecto del Salón del Prado.

Torrecilla de la Música - Mancelli.png
Torrecilla de la Música en el Plano de Mancelli 1622

Incluso tenemos un verso del conde de Villamediana referente a esta torre:

Buena está la torrecilla;

seis mil ducados costó.

Si Juan Fernández lo hurtó,

¿qué culpa tiene la villa?


Una única vez
Mensual
Anual

Realiza una donación de pago único

Realiza una donación mensual

Realiza una donación anual

Elige una cantidad

€1,00
€2,00
€5,00
€1,00
€2,00
€5,00
€10,00
€20,00
€50,00

O introduce un monto personalizado


Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

DonaDonaciones mensualesDonaciones anuales