Entre las mágicas calles del Barrio de las Letras, encontramos al comienzo de la calle Huertas una taberna hístórica con casi 200 años de antigüedad, Casa Alberto.

Fundada en 1827, este local no es uno más, Casa Alberto se encuentra en el mismo edificio en el que Miguel de Cervantes vivió durante un tiempo y escribió sus dos obras maestras: la segunda parte de “El Quijote” y “Los trabajos de Persiles y Segismunda”. De aquella época todavía conserva recuerdos de Cervantes, expuestos en la segunda planta de la taberna, junto a otros más actuales: su librillo de zinc junto a la hermosa barra de ónice y madera, su botellero, su manómetro de fabricación de agua de Seltz, su antiguo y valorado grifo, la caja registradora, las columnas y unas taquillas donde se vendían entradas para la clá de los teatros.

La taberna estuvo regentada por segovianos, que se fueron sucediendo al frente del negocio entre familiares y conocidos. Las familias Sanz, Pesquera y de Dios procedían del norte de Segovia. A finales del siglo XIX, en Madrid tuvieron un gran dinamismo los cafés y los teatros. Abundaban los músicos callejeros, los traperos y las floristas. Muchos madrileños que visitaban el Museo del Prado (fue creado oficialmente en 1819) iban después a tomar algo al barrio.

En 1924 se consiguió que la taberna viviera varios años de esplendor. Gente “chic”, paseantes y oficinistas disfrutaban con las nuevas y variadas tapas, como los arenques o el bacalao seco. El vermut se fue haciendo sitio poco a poco entre los madrileños como la bebida del aperitivo; era la bebida más frecuente el vino de Valdepeñas que venía en pellejos de vaca. Después, se pudo servir marisco y pescado gracias al ferrocarril que lo traía fresco a Madrid: almejas guisadas, ostras, cangrejos cocidos, anchoas, quisquillas…

Como la mayoría de las tabernas, Casa Alberto ha tenido siempre un sótano o cueva para guardar bebidas y para otros menesteres. La cueva es la estancia más antigua del edificio, ya que se excavó en el siglo XVI, cuando se construyó la primera casa en este lugar. Esta cueva, de gran profundidad, comunicaba con las casas vecinas, aunque esos conductos fueron cegados. Con gran probabilidad, debió existir un pasadizo subterráneo (hoy impracticable) que uniría los diferentes edificios de la calle y que permitiría salir de la ciudad por las huertas de los Jerónimos, en caso de peligro.

Hoy la cueva está cegada por los escombros de la reforma que se realizó en 1985. Se dice que una empinada escalera de hierro desciende a un primer nivel, y de allí baja otra escalera de obra a un segundo nivel. Este tipo de escaleras sin barandilla fueron origen de no pocos accidentes, pues por ellas había que subir y bajar las pesadas cajas de botellas y las garrafas de 16 litros; hoy la escalera está cerrada por su poca utilidad.

Anuncios

En tiempos de Fernando VII, los madrileños acudían a Casa Alberto a tomar un chato de vino con un huevo duro y un trozo de bacalao como marcaba la tradición. En la actualidad, los clientes pueden degustar platos típicos como callos a la madrileña y bacalao. La especialidad es el rabo de toro estofado, considerado uno de los mejores de todo Madrid..


Pago único
Mensual
Anual

Realiza una donación de pago único

Realiza una donación mensual

Realiza una donación anual

Elige una cantidad

€1,00
€2,00
€5,00
€0,50
€1,00
€2,00
€5,00
€10,00
€20,00

O introduce un importe a medida


Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

Gato por Madrid siempre será gratis, pero lo cierto es que cuesta tiempo y dinero mantener vivo el proyecto, por lo que si te gusta lo que hacemos y piensas que sirve de utilidad lo que contamos, te animamos a que nos apoyes realizando una donación, por pequeña que sea.

DonaDonaciones mensualesDonaciones anuales